November 20, 2018
5 locaciones abandonadas en CDMX para hacer fotos increíbles

En la memoria colectiva de los habitantes de la Ciudad de México, antes Distrito Federal, algunos lugares quedaron marcados para la posteridad, ya sea por su importancia histórica o social y que hoy se han convertido en extraordinarias locaciones para tomar fotos que rayen en lo fantasmagórico o lo desolador.

Todos fueron sitios de invaluable belleza arquitectónica, pero el mundo cambia y algunas historias pasan al olvido. Ya sea por pugnas laborales, quiebra de negocios, negligencia de las autoridades o sencillamente porque no soportaron el pasar de los años, muchos de ellos están hoy en el más completo abandono.

Atlantis. Así como el mítico continente perdido, el Parque Acuático Atlantis, en la olvidada Tercera Sección del Bosque de Chapultepec. Los que lo visitaron cuando eran niños quedaban encantados con su espectáculo de delfines y sus famosas fuentes danzantes. No existe registro exacto de cuándo cerró sus puertas.

Salón Riviera y El Patio

Ambos fueron centros nocturnos donde se conjuntó el glamour de una época dorada. Aunque desde su inauguración en 1951, fue símbolo de la vida nocturna de la Ciudad de México y en él tuvieron un lugar todo tipo de artistas: Pérez Prado; La Santanera; Enrique Guzmán; El Tri.

El Patio, por su parte, era un poco más refinado. Propiedad de Emilio Azcárraga Vidaurreta, desde su apertura en los años 30 fue un centro de alta alcurnia: en su escenario se dieron cita, por ejemplo: Edith Piaf, Sammy Davis Jr., Tin Tan y Marcelo, Charles Aznavour y Sara Montiel.

Tras su cierre a inicios de los 90, el inmueble se ha ido deteriorando cada vez más.

Unidad Independencia y la Unidad Plateros

Dos lugares están hoy sometidos al olvido: la Unidad Independencia y la Unidad Plateros. En la primera se encuentran los murales que Francisco Eppens hizo para su decoración.

Aunque el conjunto habitacional diseñado por Alejandro Prieto y José María Gutiérrez se conserva en medianas condiciones, lo cierto es que desde que los dueños originales comenzaron a vender sus departamentos, los nuevos habitantes han dejado que estas preciosas obras sean dañadas o por lo menos, no se les dé el mantenimiento adecuado. Los escenarios que evoca remontan mucho a un Chernóbil sin la radiación, por supuesto.

La Castañeda

Y allá donde una vez estuvo el manicomio La Castañeda, hoy figura la Unidad Lomas de Plateros. Esta obra fue diseñada nada más y nada menos que por Mario Pani, uno de nuestros mejores arquitectos.

El estado general de la Unidad deja mucho que desear, pero un descuido es el peor: en el centro de la manzana F se encuentra una escultura de Mathias Goeritz, en estado de total abandono y a la que los vecinos se refieren como “El monumento al mal gusto”. Escenario extrañísimo y perturbador si conoces las historias que salieron de ahí.

Cine Cosmos

Ubicado allá en San Cosme, inaugurado en 1948 y que en el Jueves de Corpus del ’71 refugiara de las balas a algunos estudiantes. El cine Continental, el Latino, el Coyoacán… catedrales abandonadas del séptimo arte.

Estos son sólo algunos escenarios de la ciudad, pero existen varios edificios que están en ruinas dentro de la urbe en colonias como Polanco, la Roma o la Juárez que no solo se evocan una CDMX diferente, sino que también nace una pregunta: ¿por qué nadie hace nada antes de que sean completamente irrecuperables? Por cierto, en algunos puedes pasar a fotografiarlos, si sabes negociar con las personas que se encargan de resguardarlos. Recuerda tener cuidado ya que las estructuras están bastante dañadas.

Accesos LDM