October 09, 2018
Construyendo castillos de humo

La fotografía de humo, siempre tiene ese toque mágico, impredecible y caótico que nos encanta. Para lograr fotografías así, no necesitas mucho, ni si quiera salir de casa, sólo mucha imaginación y seguir estos pequeños tips. Así que prepara tu cámara Fujifilm y experimenta con el humo.

Materiales

Trípie

Tela negra. Que sea mate, sin brillos, para que no refleje la luz del flash.

Palitos de incienso (podrían ser también cigarros)

Puedes sujetarlos con un recipiente de arena o similar o un portainciensos.

Flash externo.

Cómo preparar tu “mini estudio” casero

Coloca la tela negra como fondo y frente a ella el trípode con tu cámara, a ser posible, con un objetivo macro. Si no tienes un macro, prueba con el que tengas, también se puede conseguir.

El flash tienes que colocarlo a un lado, formando 90º con la cámara, para que no ilumine el fondo, además, será mucho mejor, para evitar que refleje sobre la tela, colocar la cartulina negra entre la tela y el flash externo.

Entre el fondo y la cámara, obvio, coloca tu fuente de humo.

Aquí tienes un esquema para que lo veas mejor:

Aspectos técnicos

Lo ideal es un enfoque manual, por eso el tripié. El enfoque servirá para los distintos disparos. Si prefieres el enfoque automático, un truco es acercar un objeto a la línea del humo y enfocar, así te será más fácil.

Ojo; si usas un disparador remoto, evitarás cualquier movimiento de la cámara.

Debes poner el ISO lo más bajo posible y el modo en prioridad de apertura. Lo ideal es entre (f/8 y f/11), pero haz varias pruebas para comprobar si la exposición es adecuada o no y reajusta los parámetros hasta que consigas el efecto deseado. Si te fijas en el histograma, en estos casos la imagen debe quedar en la zona de los negros (la parte izquierda). Y ten cuidado con no quemar el humo para que no pierda volumen.

Evita que haya corrientes en la habitación, de lo contrario será muy complicado controlar el enfoque. Si el patrón de humo es muy estático o lineal, mejor agita tu mano cerca para removerlo o sopla sobre él.

Una vez que consigas ajustar los parámetros podrás darle vida al humo y disparar todas las veces que quieras para capturar infinitas formas, ninguna imagen será igual que la anterior.