September 12, 2018
Consejos para tomar fotos de paisajes

La fotografía de paisaje es una de las disciplinas más practicadas, pero conseguir buenos resultados no es tan fácil o intuitivo como uno podría esperar en principio. Sobre todo, porque es fácil que uno se sienta impresionado por la belleza de un paisaje, pero, al trasladar eso a una imagen, no sea capaz de traducir esa impresión.

Pero sigue estos consejos básicos para lograr una buena composición de paisajes y logres grandiosas fotos.

Utiliza la regla de los tercios

La Regla de los Tercios es un principio ampliamente repetido porque es muy sencillo de entender y de aplicar. Y aunque es cierto que a veces su uso puede hacer que una imagen resulte más convencional, bien usada puede ayudar a lograr una composición bastante más efectiva.

Hay que recordar que la idea es conseguir una composición más dinámica y descentrada, evitando la tentación de situar al elemento principal siempre en el centro o la línea del horizonte (siempre importante en un paisaje) en el medio del plano.


Anticipa la lectura de la imagen

A la hora de componer hay que tener muy en cuenta las particularidades del lenguaje visual y los elementos básicos que dan significado a las fotos. Y por supuesto hay que considerar que nuestra manera de interpretar una imagen es similar a la que usamos al leer un libro (por ejemplo): de izquierda a derecha. Por este motivo, a la hora de componer hay que intentar pensar en cómo el espectador va a leer la imagen, y ser capaz de “ayudarle” si es necesario a través de los elementos que dispongamos en la escena.


Incluye un punto de interés

Una buena fotografía usualmente requiere de un punto de interés que atraiga la mirada y ayude a saber leer la imagen sin que el ojo divague sin saber cómo hacerlo o donde debe fijar su atención. Y eso se puede conseguir con multitud de elementos: Un árbol especial, una cabaña, un animal (o grupo de animales), un barco (si es que hay un agua en el plano) o bien una persona tal.

Centra la composición

Este elemento principal puede estar situado en alguno de los puntos imaginarios que forma la regla de los tercios o bien, por qué no, en el centro de la imagen. Porque colocar al protagonista en el medio de una foto hace que ésta gane en sencillez al instante y que el observador sepa rápidamente dónde debe mirar.

Saca partido de los patrones

En la naturaleza se pueden encontrar muchos patrones, aunque es cierto que en fotografía de paisaje puede ser complicado si nos limitamos a pensar en planos generales. Sin embargo, si nos acercamos a las cosas veremos que hay multitud de ellos formado parte de los seres vivos.

Aprovecha el espacio negativo

A veces tenemos tendencia a menospreciar el “espacio vacío” de una fotografía porque no aporta información. Sin embargo, si se deja intencionadamente un área de la imagen sin nada estaremos logrando que todo lo que rompa ese espacio gane en interés. Por eso el espacio negativo no deja de ser otro recurso con el que podemos jugar para lograr una composición equilibrada o diferente.

Cuida el primer plano

Esta técnica suele ser muy interesante sobre todo para dar profundidad a la imagen, aunque hay que procurar que los elementos del primer plano no sean demasiado protagonista y también que haya una cierta limpieza para que no concentren toda la atención del espectador y “quiten brillo” al resto de planos de la fotografía.

Accesos LDM