March 27, 2018
Dominando la profundidad de campo I

Dominar la profundidad de campo puede suponer un antes y un después en tus fotografías. Y esto pasa por ir más allá de apertura grande o apertura pequeña.

¿Qué es la profundidad de campo?

Para dominar un concepto primero hay que conocerlo: la profundidad de campo es la zona enfocada o nítida de una imagen.

Por tanto, una imagen donde todo o casi todo está en foco (o nítido) tiene una profundidad de campo grande. Si, por el contrario, sólo una pequeña parte de la escena se ve nítida en contraste con el resto desenfocado, se trata de una fotografía con una profundidad de campo pequeña.

 

¿Para qué nos sirve la profundidad de campo?

La profundidad de campo, más que un concepto técnico, que lo es, es un instrumento compositivo. Es la técnica al servicio de la creatividad. Utilizando ésta puedes componer la imagen a tu antojo, borrar fondos molestos, centrar la atención en un único punto de la imagen, lograr retratos espectaculares, o mostrar todo un paisaje de principio a fin. La profundidad de campo te permite ser dueño de la imagen. Modificar la escena a tu gusto.

Si lo piensas, es como si tuvieras una varita mágica para hacer desaparecer elementos, o para decirle al espectador sin una sola palabra dónde tiene que mirar.

¿De qué depende la profundidad de campo?

Son cuatro los factores que influyen en la profundidad de campo.

  • Distancia de Enfoque
  • Apertura de Diafragma
  • Distancia Focal
  • Círculo de confusión

Vamos a ver cada uno en las siguientes entradas de blog.  

 

Leonel Hernandez