March 07, 2018
El enfoque manual o automático

A la hora de planear una buena fotografía, debemos tener en cuenta varios factores: la composición, la exposición, el balance de blancos, etc. Pero si no logramos sacar una imagen en foco, por mucho que hayamos cuidado eso, la fotografía estará arruinada.

Algo que debemos dominar en fotografía es el enfoque. Existe una serie de elementos que influyen y, a la menor alteración, nos estropean la imagen por completo, como lo son la apertura de diafragma, la distancia focal o la distancia del objeto. Tienes que cuidar todos estos elementos para lograr una imagen bien enfocada.

Tomemos un lente estándar de nuestra tienda Fujifilm, un XF 50 mm, por ejemplo -el equivalente a un 24-70 mm que no es mirrorles -. Pongámoslo en una distancia focal de 50 mm, o su equivalente, una vez que tengas la imagen en foco. Ahora, enfoca manualmente y, una vez que la tengas en foco, cualquier cambio que hagas, como meter o sacar el zoom, hasta que tu imagen se desenfoque. Para ello existen los maravillosos puntos de enfoque de las cámaras Fujifilm, que hacen que el enfoque automático sea un respiro cuando componemos nuestra imagen.

En el enfoque automático, la cámara interviene y ésta misma toma el control de los lentes del objetivo o lente. Los mueve de un lado a otro hasta que la cámara quede bien enfocada. Para alterar el enfoque, ve a tu lente y mueve su perilla; así, puedes pasar del AF (autofocus) al MF (manual focus). Jugar con el enfoque, ya sea manual a o automático, te permitirá obtener imágenes muy interesantes, pero el modo manual es que te ayudará a convertirte en maestro.

Leonel Hernandez