September 12, 2018
La ventaja de imprimir nuestras fotos

Vivimos en una era en la cual todo ocurre demasiado rápido y en gran cantidad. Tenemos una sobresaturación de información y generamos tanto contenido que la mayoría de las veces nos ahogamos entre tantos datos. En la rama de la fotografía suele ocurrir lo mismo. Las nuevas tecnologías han hecho que podamos sacar más de 100 o 150 fotos en un par de horas en una sesión, digamos, casual.

La tendencia a imprimir nuestras fotografías se ha perdido con la actualidad, pero el hecho de hacerlo trae consigo muchas, muchas ventajas que debes tomar en cuenta para profesionalizarte en el hermoso arte de pintar con luz.

  • Es ideal para una buena edición: tenemos muchas fotos de las vacaciones o de ese proyecto personal. Al imprimirlas, es más fácil editarlas, seleccionar las mejores, establecer un orden… todo ello es un trabajo que requiere pausa y perspectiva, por lo que disponer de copias aunque sean pequeñas y sin máxima calidad nos ayudará mucho en la edición, antes de concluir el trabajo con el postprocesado y acabado final de las imágenes.
  • Es barato. En ocasiones esgrimimos que el coste de tener copias de nuestras fotos es elevado y por ello nos resistimos a hacerlas. Pero, en realidad no es tan caro. Hay muchas tiendas donde realizar copias, incluso se pueden encargar online para mayor comodidad, donde los precios por copia son aceptables. Sin olvidar que podemos encontrar una buena variedad de papeles de gran calidad para obtener copias que no tienen nada que desmerecer a las de cualquier exposición.
  • En el papel se ve mejor: Aunque estamos tan acostumbrados a ver nuestras fotos en pantalla no podemos negar que nos transmiten nuevas e intensas sensaciones cuando tenemos una buena copia en papel. El hecho de ver nuestras fotos en pantalla de portátiles, tablets o incluso smartphones nos provoca no apreciar bien los detalles que nos puede ofrecer una copia a buen tamaño. La sensación es diferente y, en ocasiones, podemos tener una perspectiva más amplia y completa para valorar nuestras fotos.
  • Archivo: tener nuestras fotos en discos duras está muy bien. Pero incluso siendo muy precavidos, podemos sufrir una pérdida o que alguno de esos discos falle. Un buen método para conservar nuestras mejores fotos es con copias impresas. Si escogemos nuestras mejores imágenes y las conservamos en papel, nos aseguramos que perduren por mucho tiempo (incluso más que con un disco duro).
  • El valor de las fotos. Tener copias a buen tamaño de nuestras mejores fotos hace que cobren más valor. Pensemos, por ejemplo, en regalar una copia en papel, en utilizarlas para decorar nuestra casa o simplemente en crear un álbum o un book. A la hora de mostrarlo, posee más valor, se aprecia mejor y el visionado adquiere mayor dimensión que una, a menudo, más rápida visualización pantalla. Una copia bien impresa y enmarcada, por ejemplo, se aprecia con más pausa para apreciar los detalles y, sobre todo, transmite unas sensaciones más intensas que en una pantalla.