August 21, 2017
Tonos fríos o cálidos

Cuando estamos pensando en la composición de nuestra foto, nos encontramos con que muchas veces el lugar o la atmósfera que hay alrededor de nuestro objeto nos produce ciertas sensaciones dependiendo de los colores que abundan en la toma.

Si nuestra foto está llena de objetos o luces con tonalidades azules, púrpuras, blancas o incluso algunos verdes se consideran tonos fríos. Por el contrario, si abundan colores como el rojo, naranja, amarillo o magenta, se dice que nuestra foto tiene tonos cálidos.

Utilizar el elemento de los tonos cálidos o fríos tiene que ver con la intención de nuestra fotografía y las sensaciones que queremos producir en nuestro espectador. Los tonos fríos por lo general están asociados a la noche, a lo silencioso, a la melancolía, por citar algunos aspectos; también nos dan la sensación de tranquilidad, calma, seriedad y profesionalismo.

Por su parte, los tonos cálidos son colores con una vibración de onda más alta, que a nuestro ojo transmiten más energía. Estos tonos nos remiten a la luz, al calor, al movimiento y nos transmiten entusiasmo, pasión y alegría.

Esta clasificación de colores fríos y cálidos no es estricta, aunque suelen representarse como una división por la mitad del círculo cromático. 

Revisa estos ejemplos y procura componer tu foto de acuerdo con las intenciones que deseas transmitir, cuidando los detalles de la ropa de tu modelo, la luz que ilumina tu toma y los objetos que rodean tu encuadre, entre otros aspectos.

Tonos fríos.

Tono cálidos

 Toma las mejores fotos con el equipo de la Serie X de Fujifilm en nuestra Tienda Online

Leonel Hernandez