July 24, 2018
Fotografía subacuática

Con la llegada del verano, también llegan las vacaciones, los destinos paradisiacos, las playas y las oportunidades de fotografías nuevas e impactantes. Una de las técnicas con mayor atractivo visual son aquellas tomadas bajo el agua. Sabemos que el mundo que se esconde en ríos, mares y lagos es tan fascinante como desconocido, muchas veces, impactante. Es por eso que las fotografías hechas en estos escenarios suelen ser de ensueño, cautivadoras o, incluso, estar envueltas en un halo de misterio y hasta terror de lo desconocido. Si recién te adentras a la fotografía submarina o te llama la atención poder hacerlo en el futuro, éstos son algunos de los consejos que te ayudarán a capturar toda la magnificencia guardada bajo el agua.

Antes de pasar a la fotografía en sí misma, es necesario puntualizar que lo más importante es la seguridad del fotógrafo así como la del sujeto/objeto. Cuida de tu integridad tanto como la del sujeto que estés fotografiando, ya sea otra persona o la vida marina. Para lograr lo primero, es necesario que tengas un nivel de nado alto, que puedas nadar con velocidad y conozcas las reglas básicas de seguridad; para lo segundo necesitas respetar la naturaleza y el entorno e intervenir lo menos posible.

La fotografía submarina tiene retos particulares, en especial, la iluminación. Debido a la dispersión distinta que tiene la luz en el agua, tienes que tomar en cuenta cómo se comporta en diferentes distancias; mientras más profundo, menos luz tendrás a tu disposición y más complicado será generar una toma adecuada. Para esto, puedes valerte tanto de flashes externos como de alguna fuente de iluminación que lleves contigo, en caso de estar buceando a profundidades considerables.

En cuanto a la composición, puedes tratar el agua como un gran espacio abierto a la vez que puedes usarla para encuadrar fotografías tipo retrato o, incluso, macro. Dependiendo de lo que quieras encuadrar, tendrás que adaptar tanto tu tiro como tu iluminación. Ten en cuenta, especialmente, la profundidad de campo, ya que esto puede añadir mucho dramatismo dependiendo de qué tan debajo del nivel del agua estés y qué tan lejos esté tu sujeto.

Si es tu primera vez bajo el agua, hazte acompañar de personas experimentadas, para que tu única preocupación sea capturar las mejores fotografías. No temas experimentar, aunque tampoco te sobrecargues de equipo. Mejor hacer algunas tomas de práctica que correr un riesgo o poner en peligro tu equipo por algún descuido.

Accesos LDM